La Felicidad

Hola!

Estaba husmeando en Facebook hoy, y me encontré un artículo titulado “La felicidad se ha convertido en un instrumento de tortura” (compartido por SAA. Hola, SAA!!!). Es un artículo filosófico, escrito a manera de entrevista, y me parece que dice muchas cosas que me dejan pensando en una mezcla de confusión (“a qué se refiere con esto?”) y una poca de esa dicha con soberbia cuando dices asertivamente “bingo! justo como Yo siempre lo he dicho”.

Y es que esa felicidad es la bandera que todos hondeamos hoy en nuestras páginas sociales, no? Y les diré algo: Estoy convencido de que todos hemos hecho eso: cuando ponemos esa foto, donde salimos coquetos (muy bien para nuestra edad, pensamos), en ese lugar que nosotros mismos consideramos EL lugar. Y luego merodeamos (con el ego regodeante) los “likes” que “cosechamos” de andar poniendo nuestras fotos en las pirámides de Egipto, o en Las Vegas, o en cualquier lugar donde sentimos que proyectamos ese aire “millenial”, de viajeros descubriendo lugares que siempre quisimos conocer. Y bueno. Para qué decirlo si es obvio? Eso no es la felicidad.

Se puede definir la felicidad? Personalmente creo que sí, pero dudo mucho que se pueda tomar un evento, un lugar, un hábito, y decir “esto me da felicidad”. En algún libro leí una fórmula que decía, la fórmula para medir la infelicidad es:

Infelicidad = ExpectativaRealidad

Pienso que es una manera simplista de definir esto, pero por otro lado… demonios! El que hizo esa fórmula (y no, no fui yo) es un genio! Imaginémonos un mundo donde todo sea numérico: mi malteada favorita es un 10, y la malteada típica en el restaurante de la esquina es un 7. La pregunta que viene es: me hace feliz tomar la malteada del restaurante de la esquina? Como podrán imaginarse, la expectativa lo define todo: si espero mi malteada perfecta, me dirijo a una malteada que hará que me queje amargamente, diciendo cosas como “no es lo que esperaba”, “no estaba espesa”, “sabía a choco-milk con leche”, etc… Por otro lado, si la hubiera comparado con un pequeño vaso con agua al que le echo chocolate en polvo, habría sido una malteada no solo deliciosa, sino espesa y abundante.

La parte importante de este ejemplo no es precisamente la fórmula aplicada. El punto que quiero tocar es: la felicidad está no en la malteada del restaurante, ni en mi malteada perfecta. La felicidad está en la actitud que yo decido tomar ante la malteada que se me presenta. Dónde está la base de la infelicidad? En la expectativa. Dónde nace la expectativa? En nosotros. “Esperaba que mis papás me entendieran”, “esperaba más afecto de mi hermano”, “esperaba que mi novia me entendiera”, “esperaba un aumento”, etc. Los budistas dicen que para ser feliz uno debe ser agradecido por lo que tenemos. No hablan de las cosas materiales! El sol que nos calienta en las mañanas, el aire que respiramos. Cosas simples que damos por hecho, pero que sin ellas no podríamos estar aquí.

Los cristianos tienen una metáfora que me parece también excelente. “Más fácil pasa un camello por el ojo de una aguja, que un rico entra al reino de los cielos”. Si dejamos a un lado el concepto cristiano del reino de los cielos, y lo vemos como “la realización de la plenitud en la vida que tenemos”, podemos entender que el concepto reza algo muy lógico: la riqueza generará demasiadas expectativas, y será difícil cubrirlas… ergo tendremos mucha infelicidad. Piensan que se me pasó el debraye? Les puedo dar un ejemplo muy sencillo: Los norteamericanos. Creo que no he visto gente con tantas bendiciones juntas: casas de lujo en comunidades diseñadas y cuidadas por expertos en hacer pequeños paraísos: lagos y pastizales con flores alrededor de los conjuntos habitacionales, con jardines perfectos al centro. Tienen comida abundante, trabajos, buen clima. Si algún alma caritativa pudiera arrojar la pregunta “son ricos?”, podría asentir gustoso. Muy bien. Y qué tal “son felices”? Bueno! Ahí la cosa no es tan bonita: La gente necesita medicamentos para dormir, camas eléctricas para definir un “número ideal para conciliar el sueño”, sin mencionar prescripciones médicas para “reducir la ansiedad y sentirse mejor emocionalmente”.  Los pobres demonios son infelices. No es broma!

Espero no suene ni fatalista ni extremista. Mi meta es explicar que la felicidad no me parece un concepto que podamos atrapar tan sencillamente como esa malteada perfecta que yo ya comienzo a añorar.

Y es que, cuando pensamos en las cosas que “nos hacen felices”, es tan fácil echar todo a perder! Tan sólo hay que ponerle un “demasiado”, y verán que nada es bueno para ser feliz. Y es entonces cuando me doy cuenta de que buscar la felicidad es como ir a buscar el oro al final del arcoiris. Me gusta pensar en un campesino egipcio que mencionaba su día a día: Subir un árbol a recoger dátiles, salir al campo a cosechar lo que sembró, y gozar de una buena siesta mientras su mujer le prepara la comida con lo que recogió. Nota al calce para los no muy perceptivos: el señor egipcio no toma medicinas para dormir.

Necesito constantemente la sensación de felicidad? Mmm… sospecho que hacer eso nos llevará automáticamente a la infelicidad, cuando no tengamos dicha sensación. Sin embargo eso es otro debraye, y en estos momentos mi alma clama por una malteada de chocolate.

A.

Advertisements

Lecciones Aprendidas de Juegos Competitivos

Hola!

Hace mucho tiempo escribí un artículo donde mencionaba ciertas similitudes entre la vida diaria y un juego (Starcraft). Tuve la oportunidad de revisarlo, y, dado que sigo jugando ese juego particular, pensé que valdría la pena expandirlo un poco. Si Usted, amable lector, no es asiduo a losjuegos de video, no se preocupe! El jugo de la experiencia adquirida puede no ser tan dulce cuando uno no tiene esa adicción, pero no deja de proporcionar la nutritiva educación que pretende proporcionar.

Temo que este artículo deba ser separado en más de un artículo, pues de lo contrario sería demasiado grande (no les parece fabuloso? Tanto que uno puede aprender de un juego!). Pero dejemos mis lucubraciones mercuriales a un lado, y pasemos a la carnita que nos proporcionan estas lecciones:

Prefacio

Cuando uno juega Starcraft lo que se busca es (inocentemente) tener la mayor cantidad de recursos (divididos en gas y minerales), para así poder adquirir fábricas y contratar personal para así (aquí viene lo no tan inocente) derrotar al oponente. Digo que no es tan inocente, pues el juego no termina sino hasta que uno elimina todo lo que el oponente intentó utilizar para derrotarnos. Basta con que tenga una construcción a medio terminar, para que el juego siga, hasta que se encuentre este intento de supervivencia del adversario, y se le reduzca a papilla.

pretenderemos que “esto” es una analogía de la vida real

El Secreto del Juego es Ver Hacia Adelante: Ve Hacia Adelante!

Hace algún tiempo se me ocurrió jugar contra un amigo (Obi). Honestamente me considero un buen jugador, y pensé que me iba a dedicar a hacer salsa casera de mi oponente. Carso error! Empezamos el juego y a los 4 minutos ya había un soldado intentando matar a mis recolectores de capital. No

puede ser! Me puse a escribir furiosamente a mi adversario, si estaba usando un truco, o algo similar. Me quedé pensando en que existían algunos trucos para hacer eso… mientras que Obi mandaba más y más soldados a mi base.. eliminándome por completo.

Mi error fue elemental: En lugar de ponerme a escribir, o a pensar en qué estaba pensando, me debí enfocar en lo importante, que era seguir mi estrategia para ganar (hablaremos de eso más adelante). Suena obvio, no es verdad? Estamos enfocados en algo, y deberíamos mantenernos así, pero esa tendencia a ver hacia lo que pasó (me corté, me dijo que estaba mal, no me quieren en el proyecto…) en lugar de ver hacia donde uno se dirige tiende a ocasionarnos muchos más problemas de lo que imaginamos. Cuántas veces no nos pasa que llegamos a algún lado sin saber cómo lo hicimos? O estamos hablando y de repente uno dice “de qué estábamos hablando?”. Esto no es malo, ni bueno. Estamos dependiendo de nuestro subconsciente para sacar las cosas, mientras que nosotros estamos… comiendo camote. Hacer eso puede mantenernos en algo, seguro, pero les puedo garantizar que nunca nos ayudará a ser mejores, ni a progresar, quedarnos haciendo algo mientras vemos para atrás, o para los lados (lo que pudo ser). Siempre atentos, y adelante!

Los Recursos Siempre Son Limitados

Este es un juego increíblemente elaborado. Se distribuyen los recursos en un mapa, y la idea es hacer un ejército a costa de estos recursos. Es vital tener recursos para la guerra. Este juego nos lo enseña de una manera brutal. En ocasiones uno se puede dar el lujo de ganar un juego con pocos recursos, pero estadísticamente los recursos definen al vencedor.

Nuestras vidas tienen una analogía muy similar. Pensamos que siempre podremos conseguir otro trabajo, una casa mejor, algo que no es lo que tenemos actualmente que será perfecto y con lo cual tendremos esa felicidad que nunca alcanzamos. La realidad es que los recursos son limitados! Tenemos un día menos de vida, y un trabajo menos. A pesar de la alegre y optimista perspectiva de que las cosas siempre pueden mejorar, tenemos que pensar que existe una posibilidad de que no lo hagan. No lo digo para llegar a la conclusión de que viene el fin del mundo, pero si aprendiéramos a controlar nuestros impulsos y entender que lo que tenemos es suficiente para ser felices, tendríamos mejores posibilidades de “ganar”. Hablando de esto, les conté que vendí mi cafetera por una infinitamente mejor?

Irrumpir y Ser Creativo, el Secreto del Éxito

Estaba en la Universidad cuando comencé a participar con juegos bélicos con mis amigos. Los juegos eran infinitamente menos elaborados que los actuales (las gráficas eran dignas de lástima, la neta).

warcarft-orcs-and-humans-battle.net-screenshot.jpg

Gráficas 4K UHD… ajá

Me dispuse a jugar con mi amigo Hugo a jugar un partido, y recibí una sorpresa que nunca me esperé. Resulta que Hugo me atacó un pueblito, y mientras iba a defenderlo, puso a un demonio en la mina principal. Cada que mis mineritos salían con dinero para mi guerra, su demonio los mataba. Como yo estaba peleando por otro lado, estuve demasiado distraído para salvar mis recursos, y en poco tiempo perdí la batalla.

Fueron los recursos lo que me hizo perder? No. Creo que eso fue un evento lateral a mi fracaso. El secreto de Hugo radicó en que hizo algo que nunca me imaginé que se podría hacer.  Cuando esa estrategia se propagó, la gente estuvo preparada para ella, y por ende perdió su efectividad.

Qué hizo a Uber, Facebook, Twitter o Tesla tan poderosos económicamente? Su calidad, su servicio, su producto, sí. Sin embargo el verdadero secreto es empezar algo que nadie más ha pensado que se pueda hacer. No digo que todos tengamos que ponernos a pensar “qué puedo hacer que nadie haga para hacerme millonario”? Sin embargo, cuando tenemos un problema, no permitamos a nadie decir “este problema no se resuelve así”, simplemente por que nadie lo ha intentado.

Perder y Perder y Perder sólo Lleva a Ganar!

Una de las grandes maravillas de este juego es su capacidad para jugar en línea contra participantes remotos. Ambos acuerdan el escenario, las reglas básicas del juego, y empieza una contienda. Quién es el adversario? Empieza agresivamente? Le gusta atacar de manera sorpresiva? Bueno, eso se descubre con el tiempo. Más importante todavía es enfrentar las situaciones particulares de cada contienda, y aprender de ellas. Ganar? Mmm… no. Ganar es una consecuencia de dos posibilidades: mucho esfuerzo o suerte. Rara vez es la segunda.

No sé Ustedes, pero lamentablemente yo recibí una educación donde, de manera tácita, se insinuaba que el fin de cualquier objetivo era ganar, y que perder significaba ser un mediocre. Llevo ya cuarenta y tantos años en esta vida, y todavía no concibo por qué educaría así yo a un(a) joven. Todos vamos a perder, una y otra vez! La vida no es “ganar”, sino “aprender”, y puede ser nuevo para muchos, pero el mejor maestro no es el triunfo, ni de broma!

Cuando aprendí a jugar Warcraft, el mejor jugador entre mis amigos era el primo de Rafael. Tenía excelentes estrategias, era agresivo y muy creativo. Me ganó una y otra vez. Rafael (ojo que no el primo) se regodeaba viendo cómo su pariente me ganaba. Y no lo voy a negar: la victoria es dulce, y la derrota es terrible! Nos pesa en el ego, nos hace sentir mal… Hasta que uno empieza a distanciarse de la derrota como problema personal y empieza a pensar “qué pasaría si hiciera algunos cambios la próxima vez?”.  Después de muchos juegos, empecé a cerrar la diferencia. Mejoré mi recolección de oro, aprendí a monitorear constantemente el escenario, para saber qué planeaba mi oponente y me expandía rápidamente para obtener recursos para los combates. Empecé a ganar! Casi al mismo tiempo, mi oponente perdió el gusto por nuestras contiendas y dejó de jugar contra mí.

Creen que es diferente en la vida real? Tengo un ejemplo: Mi esposa, que hace un par de años empezó a trabajar en una empresa de reparación de computadoras. Cuando comenzó, empecé a notarla estresada. Resulta que su jefe es increíblemente bueno técnicamente, pero la administración del negocio era complicada. Entre que había que sacar el “know how” del negocio, y que había mucho trabajo, se cometían errores. Nada serio, pero para mi mujer eran como inmensos taches que le tapaban su identidad en el trabajo. Me preguntó si debía dejar el trabajo, y le dije que yo la apoyaría, pero que pensaba que debía darle un poco de tiempo. Esos fracasos laborales creo que a todos nos han pasado. Pensamos que son “terribles” y que “no estamos dando el ancho”, cuando lo único que pasa es que estamos adaptándonos al negocio. Dos años después, mi mujer sigue en el mismo trabajo. Conoce el negocio de cabo a rabo, y ahora se dedica no sólo a la administración, sino a reparar computadoras. Los fracasos le pavimentaron el camino para tener éxito, y ese esfuerzo ahora rinde frutos.

Perdón si me extendí en el tema, pero por favor recuerden sólo esto del tema: Los fracasos se deben celebrar, pues son los mejores maestros que podemos tener para aprender (que es infinitamente más importante que “ganar”).

Manual de como llegar a su destino

Les voy a compartir un gran secreto: muchas veces siento que estoy perdiendo mi tiempo. ¿Les ha pasado? Es una sensación (personalmente) desgastante, pues conforme pasa el tiempo este “no hacer” me hace sentir que estoy desperdiciando mi tiempo. Temo que se convierte en depresión, pues empiezo a ver que llevo años con un plan y no hay avance. ¿Soy el único con este mal, acaso?

Pues estuve pensando en las posibles soluciones, y llegué a la conclusión de que mi problema es que cambio mucho de planes. Empiezo un plan, y conforme lo voy consolidando, empiezo a ver que tiene muchos riesgos, o problemas. A veces es peor. ¡Encuentro un proyecto mas atractivo! Así que, como verán el título que puse en mi artículo, creo que es un problema de no enfocarse. Mi mente (esa criatura salvaje que quiere hacerlo todo y no hace mucho) me está boicoteando, así que tendré que hacer lo que mejor sé hacer para vencerla. ¡Haré un plan!

Paso 1. El destino final
Todos nos vemos en el presente, y muchas veces pasa por la cabeza “¿qué pasará en unos años?”. Ocurren dos realidades, creo yo: la primera, que las cosas casi nunca salen como uno se las imagina. Segunda, que las acciones que tomamos para evitar esto son realmente pocas. Siempre he pensado que la vida es un gran océano, y nosotros capitaneamos nuestro barco hacia un destino. Pues bien, muchos de nosotros tenemos la habilidad de dejar el barco a la deriva del destino, pensando “la vida hará lo que tenga que hacer”. ¡Error! La vida es, y nosotros podemos hacer tanto, o tan poco, como decidamos. Ah… ¡cuánta responsabilidad en decidir! Mi recomendación es pensar en el destino final que nos propongamos (conocer otro lugar, juntar dinero, qué sé yo lo que los otros capitanes tengan en sus cabezas), y que pensemos qué ruta debemos tomar, a partir de donde estamos.

Paso 2. Los recursos
Es una realidad que los recursos nos limitan, y nos limitarán siempre. Nadie tiene todos los recursos que quisiera, pero es nuestra responsabilidad hacer uso de lo que tenemos, así como aprender a conseguir recursos cuando los necesitemos. ¿Que el destino final es poner un negocio? Entonces el plan debe incluir cuánto dinero hay que ahorrar, o que requisitos se necesitan cubrir para conseguir un préstamo, etc. El chiste es que esa falta de recursos debe ser un obstáculo pasajero y que podemos sortear. No olviden, capitanes, que los obstáculos sólo están para recordarnos cuánto queremos algo.

Paso 3. Controlando a “la loca de la casa”
Este es el punto más importante, creo yo. La realidad es la siguiente: prácticamente todos hemos visto ese “destino” al que queremos llegar. La gran mayoría de las personas soñamos despiertos con eso… ¡y a eso nos dedicamos! No, no, no. Existen dos maneras distintas de pensar (aunque es muy sutil la diferencia, debo decir). La primera es soñar despierto, simple y sencillo. Me gano la lotería, ya tengo 200 millones de pesos… me dedico a estudiar otra carrera, y luego estoy en Bahamas con mis amigos… por que invito a mis amigos… Si, bueno… eso es soñar. Estoy PERDIENDO MI TIEMPO. Peor aun, al despertar de mi sueño estoy a millones, pero de kilómetros de distancia de mi objetivo. La segunda línea de pensamiento es: Ser millonario, necesito un negocio. Yo soy fanático de los barcos, ¿por qué no dedicarme a vender barcos? ¿Cuánto necesito para este negocio? A ver… Bueno, esta línea de pensamiento me está acercando a mi destino, pues estoy empezando a ver cómo llegar ahí. ¿Parecen iguales? Yo creo que sí, ¡así que hay que tener mucho cuidado!

Paso 4. Desmotivantes
Bueno. Ya hicimos un plan, y ya estamos empezando a definir los pasos para llegar a nuestro destino. El destino tomará tiempo, pero también habrá sorpresas. Siempre que he hecho proyectos (de cualquier tipo), me han pasado “sorpresas”. Muchas malas, pocas buenas. Creo que es como Pauhlo Cohelo decía “es la vida probando si realmente quieres llegar a tu tesoro”. Así que no hay de otra. Si lo que quieres es llegar a ese destino, habrá que batallar. Así que no se desanimen cuando no nos den ese crédito, o cuando nos digan que nunca vamos a llegar a nuestro destino.

Paso 5. ¡Enfócate!
¿Recuerdan cuando Ulises salió para Itaca, y los marinos le advirtieron del “canto de las sirenas”? Los que no sepan de que hablo… antes que otra cosa, ¡pónganse a leer! En fin, el caso es que las sirenas siempre existen, y nosotros siempre (casi siempre) caemos embobados con sus cantos. Dejamos algo importante por hacer otra cosa, y cuando nos damos cuenta, el tiempo pasa. ¿Cómo amarrarse al mástil del barco (si… el que no leyó ya no sabe ni de qué hablo)? Pues, piensen que lo más importante no es sino el destino. Verán que conforme el proyecto tome forma, será mas y mas fácil enfocarse.

No me queda otra cosa que saludarlos, como capitán que ve otro barco en altamar. No sé para donde vayan, pero les deseo el mejor de los viajes. No olviden que el destino los espera, y por favor, ¡disfruten su viaje!

2010-12-24 18.25.00

Control de Peso… por Tipo???

Hola, asiduos lectores a este humildísimo blog!!

Si han leído mi blog, sabrán que suelo proponerme estar saludable, ya sea por hacer más ejercicio o bajar de peso. Esto lo hago categóricamente, con un plan de trabajo y metas bastante claras. Me da buenos resultados, debo confesar. Me alarmo cuando mi colesterol está 5 puntos arriba de la media, y me aterra pensar que mi condición física no me permita jugar con mis sobrinos, o andar en bicicleta.

Sin embargo, me queda claro que mi estilo de planeación no es para todos. Muchas personas tienen personalidades y tipologías que no les va a ayudar mucho ver un plan de trabajo de 12 meses. Así que me puse a pensar cómo podría una persona controlar su peso y mantenerse saludable, siendo tipologías diferentes a la mía. Les comparto mis resultados. Por favor, opinen!

LUNAR: Una tipología negativa y poco social. Su mejor oportunidad para mantenerse en forma es fijarse metas muy personales (por supuesto) y hacer ejercicios como correr, nadar, o algún ejercicio individual. De esta manera tendrá satisfecha su necesidad de comprometerse, sin tener que estar socializando. Aléjense de los gimnasios! Siempre hay joviales ansiosos de platicar! Los nutriólogos y las dietas pueden ayudar al lunar, pero sólo si la persona los comprende. Sin embargo los lunares tienden a ser sanos per sé.

VENUSINO: Una tipología negativa social. Son perezosos, así que primero que nada… si eres venusino y quieres hacer ejercicio o cuidarte, te felicito!!! Es verdaderamente complicado para estas personas hacerlo. Ojo… decir que “sí van” se les da con mucha facilidad, pues se entusiasman y te dicen con los ojos brillosos “sí, sí, sí”… a pesar de que a la mera hora será un rotundo “no”. Lo mejor para los venusinos es hacer deportes en equipo. Jugar con muchas personas no sólo les facilita participar, sino que pueden descansar cuando se agota su energía, apoyándose en su equipo. Si van a hacer rutinas de ejercicio, es mejor que las hagan en forma grupal. Los deportes individuales pueden complicárseles mucho. Los venusinos son EXCELENTES candidatos para ir al nutriólogo! Les recomiendo alguien que no quite grupos alimenticios, sino que simplemente haga modificaciones menores. Si necesitan una recomendación, avísenme.

MERCURIAL: Una tipología positiva y social. La envidia los corroe, por lo que tener alguien a quien seguir es un excelente impulso para ellos. Ejercicios como la rutina de Insanity es formidable para ellos, pues siempre hay alguien a quién ver y decir “si éste puede, yo por qué no?”. Los mercuriales son buenos para hacer deporte en equipo, SIEMPRE Y CUANDO sepan que van a ganar… Un mercurial inmaduro es el típico mal perdedor! Dada la (casi infinita) capacidad de envida del mercurial, ir al nutriólogo también es una excelente opción (si él tuvo resultados, yo por qué no?).

SATURNINO: Los saturninos (como un servidor) amamos hacer un plan para ejercitarnos. Lo complicado es llevarlo a cabo. Típicamente el saturnino tiene cuantificadas hasta cuántas calorías quemará por ejercicio, cuántas por dieta y en cuánto tiempo habrán resultados. Los saturninos no somos tan buenos para deportes en equipo, pues tenemos el hábito de dirigir una estrategia, frustrarnos cuando no se lleva a cabo, y criticar al pobre cristiano que lo impide. Deportes individuales son una muy buena opción (especialmente ahora que todo se puede cuantificar!). Ir al nutriólogo? Mmm… sólo en caso de necesitarlo. De lo contrario, planéalo tú mismo!!

MARCIAL: La tipología marcial es positiva y social. Increíblemente energizados, el deporte (en cualquier variante) les viene de forma natural. Así que es sólo cuestión de dar rienda suelta a sus pasiones deportivas. Aguas con los deportes de contacto, por que a los marciales “se les calienta la sangre” con suma facilidad. Quizá sea bueno participar en actividades individuales primero, para hacer disciplina… por el bien de todos! El nutriologo no es muy necesario para el marcial activo. A menos que sea medianamente jovial…

JOVIAL: Tipología positiva e increíblemente social. Los joviales tendrán problemas para ejercitarse, pero bien pueden participar en actividades deportivas, ir a gimnasios o hacer casi cualquier actividad que implique socializar. Los joviales no se ejercitan demasiado, pero sí se sabrán todos los chismes del equipo, o del gimnasio, y podrán dar excelentes consejos para dónde ir después del ejercicio. Los nutriólogos y los joviales son como agua y aceite, pues ellos quieren comer bien y rico… Sin embargo he conocido joviales que hacen verdaderos milagros con la comida vegetariana… como dirían en Ratatuille… cualquiera puede cocinar (sano)!

SOLAR: Si eres solar, no te preocupes. El peso es el menor problema de un solar, pues se consume solito prácticamente. Es raro que un solar sea deportista, a menos que su fuente emocional (lo que les da ese combustible para brillar) sea el mismo ejercicio. Entonces serían grandes capitanes de equipo, o inspiraciones en la carrera. No te preocupes… la vida de los solares no es muy larga, así que aprovecha ahora que puedes! =b

Espero esta guía los ayude, al menos a entender por qué ese el cuate del equipo contrario parecía quererlos matar (un marcial), o por qué su amigo se pone como loco cuando pierde (mercurial) o simplemente por qué ni los pela cuando van al gimnasio (lunar).

Saludos!

A.

Propósitos para el 2014

Hola, Ex lectores de este mi humildísimo blog!!

Bueno, pues he de comentar que este año ha sido FORMIDABLE! Han habido altas bajas y cambios en todos los sentidos posibles, pero creo que todos para bien. Compártanme cómo les fue a Ustedes!!

Les diré que, personalmente, tuve muchos retos:

1. Entré a trabajar en PC World en Diciembre del 2012, y fue un año de conocer y demostrar mis conocimientos.

2. Me propuse hacer Insanity durante el 2013… Debo confesar que comencé a hacerlo en forma a partir de Agosto, y es matadísimo!

3. Publiqué mi aplicación en Android!! Es mi primera aplicación dibujada, coloreada y programada por un servidor… Esto fue de lo más intenso que he hecho, creo!! Aprendí de tutti frutti, en verdad. Si a alguien le interesa verla, es gratis: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.sleepsoft.com.publish.storybook

4. Estuve dibujando (soy fan de dibujar “pinups”). No es que tenga un gran ego, pero en verdad estoy mejorando! 🙂 Lo más emocionante creo es que es dibujo digital, ósea sin gastar papel, lápiz o colores.

5. Por primera vez pude ir con mi esposa a celebrar nuestro aniversario! Resulta que siempre se va ella a México, y nunca salimos. Pues ahora fuimos a recluirnos a un pueblito de nombre Carmel. Altamente recomendable!

6. Leí bastante: Los libros de “The Alchemist” de Michael Scott, Inferno de Robert Langdon, El Alquimista de Paulo Cohelo, The Graveyard Book de Neil Gaiman, y Point of Impact de Stephen Hunter.

Bueno!! Pues ahora viene el 2014, conocido como el Año del Caballo de Madera. Los chinos pronostican progreso, pero no relacionado con trabajo, sino con política. Es decir, un año donde se tiene que hacer esfuerzos sociales. Demonios! Estados Unidos no me encanta para hacer sociales, pero ni modo! =b

Bueno, pues mis propósitos para el 2014 no son nuevos. Son realmente un pequeño avance sobre las metas logradas el año anterior. Permítanme poner un paréntesis aquí: No les parece el colmo de los colmos, que cada año nos proponemos exactamente lo mismo? “Voy a dejar de fumar”, “voy a bajar de peso”, “voy a estudiar”… Lo que nos falta es enfocarnos! Los invito, lectores bienamados, a que empiecen el año con el propósito de enfocarse. Dejen la fantasía de que “en cuanto logre X”, y enfóquense en el paso que necesitan para avanzar hacia X. Sólo el primer paso.

Así pues, les presento los propósitos que tengo para mi 2014:

1. Política de cero tolerancia a la tecnología nueva: Gasto demasiado dinero en tecnología cada año. Mi meta es no comprar absolutamente nada (excepto algún juego que salga cortesía de Steam, pues tienen excelentes ofertas!).

2. Entrar a mi maratón de dibujo. El reto es realizar 30 dibujos a lo largo del año. Creo que será un excelente ejercicio como dibujante!

3. Afinar mi rutina de Insanity. Ahora quiero hacerlo como una rutina diaria, mezclado con otra rutina de la misma empresa, que se conoce como T25.

4. Realizar algo que ayude a hacer capital. Esto puede ser otra aplicación de Android (que sí se venda, por favor!), renegociar la hipoteca o simplemente cortar gastos para generar dinero extra. Estoy apuntando a 300 dólares extras al mes. Alguien que quiera patrocinarme?? =b

5. Estudiar J2EE. Esto es tecnología Java. En la última versión sacaron mil cosas nuevas, y me gustaría mucho actualizarme debidamente.

6. Enfocarme, enfocarme y enfocarme. Nada debe ser hecho con un sueño, o esperando que todo marche bien. Paso a paso.

Y Ustedes, tienen ya listos sus propósitos de año nuevo?

Mis mejores deseos!!
AGR
038

Perspective

Hello, my fellow readers! I have been thinking around something I consider very important, and that is perspective. This is a concept we don’t give to enough thought, and it’s one of the most basic and important concepts to understand. Perspective is not only to see something through a fish-eye, or to move your head to see things in a funny way. Perspective involves comprehension, and that involves our very essence going through things, and then letting them come back to us. Sounds as if I were smoking something, doesn’t it?

Let me give you an example. My grandfather read always one same book. That’s not to say that was the only book he read, but if you saw him walking around, he would probably have that book in his hand, ready to take on a couple of pages whenever he had a chance. Don’t you get bored by it? I asked him once. He smiled at me and said, every time I read it, the story is completely different. Well, I laughed a lot, thinking my poor old grandpa was telling me in a polite way he had Alzheimer or something of the sort. He laughed as well, but said I would understand better with time. Well, now I read many many books more than once, and I discover with great pleasure how different they are every time I read them again.

The reality is that things never change that much. Books will be the same, and things have a tendency to remain the same.The only thing that always change is us, human beings. We struggle, we suffer, we grow, we get afraid, so we step back. With every step we take through life, things look a little bit different, and it’s not until we see them again when we discover how different the experience is the second time we try whatever we do.

The second concept involved in this is our capacity to give a bit of ourselves. This is a mix of physics, ego and of course, mind. We can’t do anything without owning something, at least a little bit. If it’s the way we drive, or the route we take to work, or the way we tell a particular joke, we put this very personal signature in things. We don’t notice this, since what we’re doing is giving some of our energy to things. How much? Good or bad? It all depends on the perspective we take, of course!

The fact is that things are shaped according to our very own being. So if I do a drawing, or if I take a walk, or talk to someone, the mere action will be transmitted with my energy shaping it. Now, there is a very important thing that we need to know: The facts that affect me (like the weather, people or circumstances in general) will come in a PERFECT AND IMPERSONAL WAY, and we will shape them according to our own state of being. Why things go personal and come impersonal? Easy: the world I live can only be perceived by me.

So, I’d like you to think in this whenever you are doing, thinking, speaking or acting upon something you perceived. Remember things are not as personal as they seem. Remember that things are as you perceive them to be, and that the only being capable of managing the sense of perspective is the human being.

Have a great week!

The pain and the pleasure of life

Welcome, readers!

This is the beginning of my blog in english. As some of you already know, I came from Mexico about year and a half ago. It’s been hard and sometimes quite painful, but always fun. I think life is a set of events that we choose, and when we turn around, a beautiful drawing of our life is there for us to watch. What is really amazing is how different we perceive those images once we turn, you know? What seemed hurtful, sad or painful, sometimes will make us to smile in a nostalgic way and say “ah… those moments, yes”. Life is hard, and sometimes it seems so bitter, but in the end I think the taste it leaves is very very sweet.

I remember the fright I had when I arrived to the US with my wife and my dog. I felt as if I were lifting the weight of the world in my shoulders, while the rest of the people were having easy and satisfying lives. Here I was, quitting an excellent position in Mexico City. Leaving my nice apartment and my beautiful car, to go and have nothing. To start from scratch. 18 months later,  I’m coming back from a nice trip to the woods with my wife. We’re tired so we go to the jacuzzi and have a bath, and in the meantime we discuss where do we want to have a late coffee while reading. Ah, but it all seems so different now!

I was reading a book from Anthony Robbins, where he explained how we try to run away from pain and we try to repeat pleasurable experiences in life. This is a very true statement, actually. An easy example is how we try to repeat things that give us pleasure (having beer with your friends, perhaps), and stay away from things that are considered “painful” (could be going to the doctor, or seeing your credit card statement, for example). The main idea was to try to create ideas in your mind that transformed your attitudes through this two great stimulants.

The bad news I think is that precisely the trick to be satisfied and happy in life is a little different. You have to change, you have to suffer and yes, there will be pain. But change allows you to learn and learning helps you to grow. And when you grow and turn around and see how different things look know that you’ve learned so much! That’s happiness, and you need to play with both cards.  I understand the idea in the book was to learn to change behavior through positive and negative stimulation, but I think both of them are present in your everyday teachings. This doesn’t mean the book is wrong (on the contrary, I think the book is very very true). But I do think that life is a sea of experience, and the only way to have experience is to go and sail it, aiming only to learn from your mistakes, and be willing to keep on going even when things seem to be as bad as they can be.

I hope everyone who reads this can share their part of pain and pleasures in life. Think about this when you answer: are those painful experiences as bad as they seemed back then, or have they taught you valuable lessons, that made you much a much better person now?

Happy Memorials Day!

Arriving to San Francisco